DesempleadosBC

Una Comunidad en crecimiento en Baja California

Sondeo

¿Cuántos meses tienes sin empleo?

 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Últimos temas

No estás conectado. Conéctate o registrate

Apenas ganan para comer 5.4 millones de mexicanos (El Sol de Mexico)

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Admin

avatar
Admin
Organización Editorial Mexicana
13 de julio de 2009


Arturo Gómez / El Sol de México

Ciudad de México.- En el primer trimestre de este año, el número de mexicanos en condiciones críticas de ocupación alcanzó el 12.7 por ciento del total de la población empleada, lo que implica que de un total de 42 millones 915 mil personas que realizan alguna actividad, 5.4 millones subsisten con menos de uno y hasta un salario mínimo de 54.80 pesos diarios, apenas suficiente para adquirir 10 de los 42 artículos de la canasta básica.

A esos mexicanos que prestan sus servicios por un salario ínfimo, se deben añadir 3.4 millones de población subocupada y 12 millones 105 mil que han encontrado en la economía informal una alternativa de subsistencia, establecen académicos del Centro de Análisis Mutidisciplinarios de la Facultad de Economía de la UNAM.

Expusieron que el incremento constante de la tasa abierta de desempleo no sólo está afectando a quienes se han quedado sin un ingreso económico, sino que también está creando fuerte presión en el mercado de trabajo, que se traduce en sueldos más bajos y magras condiciones de contratación.

De acuerdo al INEGI, la Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación (TCCO) representa el porcentaje de la población ocupada, no agropecuaria, que labora menos de 35 horas a la semana por razones de mercado, la que trabaja más de 35 horas semanales con ingresos inferiores al salario mínimo y la que labora más de 48 horas semanales percibiendo hasta dos salarios mínimos -109.60 pesos-.

El académico Luis Lozano Arredondo señaló que, ante los efectos de la crisis económica, "lo que estamos viendo es un fuerte impacto de la oferta y la demanda en un mercado de trabajo severamente contraído que afecta con mayor magnitud a quienes dependen de su fuerza de trabajo".

Apuntó que la desocupación, que ya alcanza una tasa histórica de 5.3 por ciento de la población económicamente activa, aunada a condiciones de contratación más deplorables, es lo que directamente ha incidido en una caída en el consumo, que al cierre del primer trimestre se situaba en un 9.0 por ciento a tasa anualizada, "el mayor desplome desde la crisis económica de 1995".

"Esa caída vertical en el consumo se traduce en menores compras de bienes y alimentos y, consecuentemente, en un preocupante retroceso en el nivel de vida de las familias mexicanas", agregó.

El catedrático precisó que el INEGI mide las condiciones críticas de ocupación de acuerdo al ínfimo ingreso económico que imposibilita adquirir los alimentos suficientes para una alimentación adecuada. Sin embargo, no considera en esa evaluación a los más de 12 millones de mexicanos que subsisten de la economía informal y los 3.4 millones que trabajan a "destajo" en minifactorías, talleres o cadenas de servicio, cuyos ingresos no rebasan el salario mínimo vigente.

Anotó que desde octubre del año pasado en que empezó a detonarse la tasa abierta de desempleo, aumentaron las condiciones críticas de ocupación como estrategia de las empresas para reducir costos operativos y evitar la mortandad o pérdida de competitividad, "que es un fenómeno que seguramente se seguirá viviendo cuando menos hasta el 2010".

Jesús Sánchez Arciniega, de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), advirtió que mientras no se retome el crecimiento económico no sólo se acrecentará el desempleo, sino que se verán mayormente degradadas las condiciones de contratación.

Explicó que la reducción de personal fue el primer paso de las empresas para enfrentar la crisis económica, pero ante una mayor contracción han optado por disminuir salarios o contratar bajo condiciones exiguas. "Lamentablemente, dijo, la extrema necesidad de obtener un ingreso lleva a aceptar esas magras condiciones que están profundizando la desigualdad y pobreza en el país".

Por su parte, Laura Juárez, investigadora de la Universidad Obrera de México (UOM), expuso que al cierre de abril pasado el número de cotizantes al IMSS sumaba 13 millones 489 mil, cifra inferior en 485 mil con relación al mismo mes del año precedente, lo que implica un acelerado deterioro del mercado laboral afectado no sólo por el desempleo, sino por contrataciones laborales más exiguas.

Precisó que en términos absolutos sólo 15.5 millones de trabajadores están afiliados a una institución social y el resto, 28 millones de la población ocupada, trabajan por su cuenta sin ingresos constantes y al margen de prestaciones sociales y económicas.

La investigadora mencionó que consecuencia directa del desempleo y alza constante en los precios de los alimentos, la proporción de la población económicamente activa que está imposibilitada de adquirir la totalidad de los artículos de la canasta básica se elevó en el último año de 63.3 a 65.8 por ciento, lo que significa que dos terceras partes de la fuerza laboral está subalimentada o padece de algún grado de desnutrición y obesidad.

Todavía hace un año, subrayó, la proporción de la PEA que no podía adquirir todos los satisfactores alimenticios era de 63.3 por ciento (27.5 millones), lo que quiere decir que en ese lapso un millón cien mil jefes de familia se vieron obligados a reducir su gasto en compra de alimentos, ante la insuficiencia de ingresos económicos o pérdida de su empleo.

* Exiguo salario mínimo

El Comité Nacional Mixto de Protección al Salario (Conampros) del Congreso del Trabajo señala que México ya figura entre las naciones de América Latina con el salario mínimo más bajo de la región, sólo superado por Haití, El Salvador y Guatemala.

Expone que con una minipercepción de 54.80 pesos diarios apenas se pueden adquirir 10 de los productos más baratos que integran la canasta básica, lo que es el principal detonador de la economía informal y la inseguridad.

El Conampros asienta que la retabulación del salario mínimo este año fue de 4.5 por ciento (2.20 pesos diarios), frente alzas en alimentos y servicios de entre un 30 y 80 por ciento, "lo que ha acrecentado la pobreza y la desigualdad".

El organismo evaluador subraya que con un salario mínimo actual sólo se pueden adquirir productos en cantidades milimétricas, como es el aceite comestible -cuyo precio por litro oscila entre los 25 y 30 pesos-, o por gramos, como es el kilogramo de pollo, que cuesta 45 pesos o de arroz o fríjol, que tiene un precio de entre 18 y 24 pesos.

Las cifras del Conampros las convalida el reciente informe del Banco Mundial que cataloga el potencial de compra del grueso de la población mexicana entre los 70 más bajos del mundo, incluso inferior al de países de Europa Oriental, Asia y de América Latina como Argentina, Chile y Brasil.

El organismo internacional apunta que las presiones inflacionarias recientes y la estrategia de topes salariales cíclicamente aplicada, han hecho retroceder peligrosamente el nivel de vida de la gran mayoría de los mexicanos que, adicional a un magro ingreso económico, enfrentan también un desempleo creciente.

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1242617.htm

Ver perfil de usuario http://desempleadosbc.forosactivos.net

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.